Andrés Delgado

El pintor abstracto Andrés Delgado (Güímar, 1953) ha dedicado gran parte de su obra al estudio de paisajes, con una fuerte tendencia a ceder el protagonismo al océano. Otra de sus obsesiones pictóricas gira en torno a imágenes de Madrid, su ciudad de residencia. Curso sus estudios de Bellas Artes en Santa Cruz de Tenerife y en la Escuela de San Fernando de Madrid, y desde 1972, año de su primera exposición, ha exhibido su obra en numerosas galerías de Canarias y Madrid.

A Andrés Delgado se le suele encuadrar en la llamada Generación de los 70, y como señala el periodista y escritor Sabas Martín, “es de esos canarios que aunque residan fuera de las Islas, nunca se ha ido y nunca ha renunciado a su raíz, porque su condición, más allá de residencias y fronteras, es inequívocamente isleña”. El pincel de Delgado gusta de cultivar una gestualidad y una sutil impronta caligráfica superpuesta a volúmenes que encierran formas telúricas y montañas, desembocando en lienzos que coquetean con una abstracción que nunca llega a ser absoluta.