Begoña Álava

Estudié ciencias físicas y sin terminar la carrera en 4° curso me di cuenta que había equivocado mi camino. Empecé a pintar al óleo dando cursos de pintura con Montes Iturrioz y Julián Ugarte pero fundamentalmente soy autodidacta.

Cuando murió mi padre, que tenía como hobby el esmalte clásico, comencé a explorar el mundo del esmalte, totalmente distinto al óleo. Es un trabajo arduo y atrayente a la vez. Aprendí la técnica de la foto insolación aplicando resinas fotosensibles para grabar el dibujo en el cobre, insolar, revelar y grabar con cloruro férrico.

Mi obra ha evolucionado cambiando mi forma de transmitir y expresar mezclando todo pinturas y esmalte con resinas, hojas metalizadas, papeles, telas, serigrafías, piedras, etc.

Mi enfoque es impulsado por un proceso arraigado en la imaginación, la emoción, la intuición (como un juego) y revelando o transmitiendo un lenguaje más profundo que las palabras, utilizando esmaltes, metales, telas teñidas o estampadas… que forman texturas, líneas, sombras y trazos para poder transmitir mi amor por la naturaleza.

Anuncios